Remedios mal de ojo

Quizás te encuentras en un momento un tanto desagradable para tu equilibrio físico, emocional y en tu entorno. Acudimos a un chequeo médico pero no tenemos nada aparentemente. Quizás todo lo que haces tiene una traba, nada fluye en la manera que lo requieres.  

Bueno, hablar en estos días del mal de ojo es todo un debate, ya que no es algo que pueda verse o tocarse. O que esté sujeto a algún basamento científico. Si en alguien a  tu alrededor está imperando alguna energía negativa, lo más recomendable es revertirla.

¿Cómo revertir las malas energías?

Recientemente se hicieron algunas revelaciones un tanto científicas, con expertos en dicho tema de la transmisión de malas energías a otros, lo que conocemos como mal de ojo. En este tema, las abuelas resultan cruciales pues es una tema que ha viajado en la tradición cultural de cada país.  

Recetas para curar el mal de ojo

  • Agua bendita: Siempre ha sido empleada pues es sencilla de conseguir en alguna iglesia cercana, con ella también podemos usar alguna estampita, no importa de qué santo sea, lo que importa es que la energía está allí y esta siempre debe ser positiva.  
  • Colocar clavos a un limón: posiblemente no lo habían escuchado, pero si. Consiste en clavar en un limón varios clavos y en números impares.
  • Baños con sal marina: es sabido que la mala suerte es repelida por la sal, y para ello la indicada es la sal marina por sus propiedades naturales pues la sal de mesa es procesada. Se coloca un poco de sal en un envase con agua tibia, se diluye y antes de salir de la ducha te lo colocas.
  • Pasar un huevo sobre la cara: existe la creencia de que, si pasas un huevo que no esté cocido alrededor de tu cara cuando sientas que la mala racha te acecha, la situación se revierte.
  • El muñeco “no maldito”: se hace un muñeco de tela, que será una pequeña versión del afectado, se puede golpear y al final se quema para que esas malas energías se esfumen.

Entonces, una vez conocidas algunas de las maneras de apartar los maleficios, malas energías, hechizos o como la creencia popular que te rodea los llame, solo resta sentirse bien contigo mismo, obrar de manera positiva para llevar una vida feliz y con un pensamiento positivo. De nada vale que quieras combatir el mal que te ataca con más mal. La idea siempre es revertir todas esas malas energías que pueden rodearnos en algún momento.  

El mal de ojo no avisa ni sabemos de quien proviene,  pero la mejor manera de evitarlo es enfocando y canalizando tus energías hacia lo positivo de la vida, con ello no requieres de amuleto. Asiste a clases de yoga o reiki, sal con tus amigos, ayuda a quien lo requiere, ama a tu familia, sé un buen trabajador, todo ello espanta las malas vibras y con ellas esos estados de personas envidiosas de como llevas tu vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here