mal de ojo en bebe

El mal de ojo se define como una energía negativa muy fuerte,  la cual es enviada de forma no intencional por una persona hacia otra o por envidia. Es importante tener en cuenta que nunca se va a dar el mal de ojo de forma voluntaria o consciente, pues existen personas que sin incluso saberlo son capaces de enviar estas energías negativas sin intención de hacer daño a otra persona e incluso a los bebés.

Los bebés y el mal de ojo 

Las creencias populares indican que el mal de ojo se puede dar en dos aspectos, el negativo producto de la envidia o el positivo por la admiración, que una persona puede sentir hacia otra. En el caso de los más pequeños, como los bebés, afectándolos de forma física, mental y sensible producto de una mirada de una persona que es recibida por ellos y que es considerada por algunos como algo sobrenatural y poderoso.

Los bebés y los niños más pequeños son más frágiles y susceptibles para padecer de mal de ojo, siendo los síntomas más recurrentes en ellos: 

  • Lloro consistente sin ninguna causa aparente que lo propicie (no presenta cólicos ni reflujo).
  • Presenta sueño perturbado y disperso
  • Pérdida del hambre.
  • Alergias en la piel.
  • Diarrea.
  • Vómitos continuos e inusuales.

Oración para el mal de ojo en un bebé

En ocasiones la cura que puedas darle al mal de ojo posiblemente no arroje ningún resultado, es por ello que te recomendamos realizar la siguiente oración con la que seguro sí alcanzaras tu tranquilidad y la del niño. 

Lo primero que hay que hacer es la señal de la cruz en nombre del niño:

Te santiguo en el nombre del Padre (decir el nombre del bebé) del hijo, (decir el nombre del bebé) y del Espíritu Santo (Decir el nombre del bebé). Amén. Yo te corto este maleficio criatura de Dios en nombre de Jesús, no lo corto con hierro, ni con martillo, ni con hierro porque de esta manera no puede ser cortado. En este momento corto este maleficio en el  nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.  

Tu Jesús, que durante tu camino en el mundo le llevaste salud a gran cantidad de enfermos y además le otorgaste el perdón a María Magdalena y resucitaste a San Lázaro, muriendo en la cruz por nosotros, siendo verdaderas estas palabras te pido que le saques a este niño su maleficio que por todo su cuerpo corre. Todos los ángeles que están en el cielo, las tres fuertes palabras que el sacerdote pronuncia en el altar, o cualquier envidia maliciosa que este niño tenga en su cuerpo, llévalo lejos de aquí o a lo más profundo del mar, donde no pueda crecer ni permanecer, donde no haga mal a nadie que tenga vida. 

Donde Jesús entra ningún mal se siente, con estas palabras te curo yo del maleficio. Donde se nombra a Jesús todo mal se asombra. Donde se nombra Jesús todo mal y quebranto es quitado. Donde se nombra a Jesús todo mal y quebranto se quitó. Aparto el mal de ti en la gracia de Dios y en el nombre del Espíritu Santo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here