proteccion contra el mal de ojo

Cómo protegerse y librarse del mal de ojo

Muchos no saben que es el mal del ojo, ni cuáles son sus síntomas, pero la verdad es que este es un problema real que afecta a los niños y adultos. Si vas a ser madre y quieres aprender sobre esto y cómo prevenirlo, no te preocupes porque este artículo te servirá para ti. Te brindaremos información acerca la protección contra el mal de ojo.

El mal de ojo no solo afecta a los niños pequeños como se cree, a los adultos también. Puede llegar a afectar de forma negativa la vida de las personas. Tal vez puedes pensar que tienes un mal de ojo, ya que te notas pesado y consideras que trabajas o te mueves en un ambiente hostil. Siempre tenemos alguien que nos odia, incluso puede darse sin que la persona sienta algo malo por ti.

El mal de ojo es un proceso que altera el bienestar de quien lo sufre. Es una creencia popular. Se dice que es causada con la envidia y la admiración del emisor, éste puede transmitirse por una mirada que provoca el mal.

No siempre el mal de ojo es voluntario, muchas veces se transmite sin ninguna mala intención. Si una persona te trae sin querer energías negativas, puede causar problemas sin saberlo, por eso es importante siempre protegerse del mal de ojo.

El origen de estas patologías viene desde Egipto y Babilonia. En dichas zonas, según se ha estudiado, muchos sumerios e hititas, pasaban por la maldad que anida el ser humano. Se cree que la maldad se a través de los ojos. Es curioso pero en diferentes zonas geográficas existen diferentes nombres.

En  Asia, en los pueblos de Anatolia, se han utilizado como amuleto los ojos de cristal azul. Esto se debe a que este color protege de invasores. Los nórdicos pertenecían a un grupo único del mismo color de ojos – el azul -. En algún momento se pensó que solo las personas con este color de ojo eran los únicos que podían provocar mal de ojo, por eso nada mejor que utilizar piedras de este color para contrarrestar el mismo.

En la actualidad hay muchos pueblos pequeños al oeste de Turquía con muchos hornos primitivos caseros. En estos, se funden los cristales que se usan como protección. Se mezclan con piedras como el zinc, el ópalo o el cobalto, para crear el color deseado. Para que estas piedras sean efectivas, deben cocerse con leña de pino.

En los países de Latinoamérica muchos indígenas como los Bolivianos, se niegan a dejarse fotografiar o a que sean vistos por un aparato desconocido por ellos. Cuando intenta hacerlo, ellos se giran, si se persiste, éstos terminan enfadándose. En Chile se acostumbra a santiguar a los bebés, siendo una especie de unión entre las tradiciones cristianas y paganas. En países como Perú y México se pasa un huevo o un cuy por todo el cuerpo para extraer el mal.

En Venezuela, lo que se hace es “preparar el ombligo” del pequeño recién nacido. Éste se desprende a las pocas semanas. Una vez desprendido, un curandero o brujo lo reza y lo coloca en una funda roja, para cargarlo como amuleto. Otras zonas de Venezuela, lo colocan en la propia cuna del bebé para proteger.

En África, el mal de ojo es una ceremonia sumamente temida que se lleva a cabo por los chamanes. En esta se le saca el maleficio, donde el brujo con más poder es el encargado de llevar toda la ceremonia. Durante ésta, el afectado no intenta combatir el maleficio, ya que sabe que su suerte va a cambiar.

En Europa, se cuelga un trozo de coral del cuello de los niños, con la finalidad de combatir el dicho mal. A menudo también se consigue el azabache, un símbolo que se utiliza en diversos pueblos para liberar el cuerpo de las miradas malintencionadas.

En Grecia, por ejemplo, es frecuente usar el nazar, también llamado ojo griego. Éste, representa un ojo cuyo iris es azul-celeste, usado desde la antigüedad, para hacer collares en komboloi y begleri. Por otro lado, en Italia, se usa el mezzogio, siendo muy común entre los descendientes itifalos. En España, en Murcia exactamente, se usa como protección la conocida cruz de Caravaca.

Tipos y síntomas del mal de ojo

Existen diferente tipos de mal de ojo, cada uno de esto tiene un nombre distinto y actúa de diferentes formas:

Se habla de:

Ojo Secador

La persona a la cual se le echa dicha maldición, comienza a perder peso de forma indiscriminada y sin darse cuenta. Pese a que se alimente, sigue teniendo cambios en su apariencia física.

El ojo bobo

Este es llamado así porque hace que la persona que posee la maldición, comience a sentirse bobo, distraído a perder la concentración de forma continua. Tiende a sufrir de trastornos de ansiedad, además de perder la noción de todo lo que pasa a su alrededor.

El mal de ojo en niños

No es identificado con un nombre como tal pero es realmente peligroso para los pequeños. En ellos puede existir una pérdida del apetito, siendo realmente peligroso. El niño comienza a vomitar demasiado, tiende a moverse menos y mostrar desinterés. Además, tienden a sufrir de mucho dolor de cabeza.

El mal de ojo en jóvenes y adultos:

En estos se presentan pesadillas, insomnio, depresión, mareos, pérdida del apetito entre muchas otras cosas. La inapetencia sexual también puede ser considerada un síntoma. En la mayoría de los casos se pierden las relaciones amorosas y afectivas.

Cómo saber si se está sufriendo del mal de ojo

Para esto puedes hacer el rito del aceite, para este necesitas lo siguientes ingredientes:

1 plato blanco, un poco de agua y aceite de cocina.

Preparación

Busca el plato y coloca agua, luego agrega un vaso pequeño de aceite, la persona que piensa que tiene mal de ojo tiene que introducir sus dedos índice y corazón y dejarlos gotear sobre el agua. Si la persona tiene mal de ojo, dispersará una enorme de cantidad de gotitas, incluso pueden llegar a hundirse en el agua.

Rito del limón

Este ritual debe hacerse en un sitio cerrado donde se pueda estar tranquilo, sin problemas. Debes colocar un plato y partir dos limones en cuatro partes haciendo una cruz sin desgajarse. A continuación, colocaremos tres cucharadas de azúcar morena en cada uno de los limones y colocaremos el plato debajo de la cama. Deja eso ahí durante tres días. Después de pasado este tiempo debes ver los limones, si se han puesto negros, vas a ser víctima del mal de ojo, si han adquirido un color verdezco, significará que estás libre de polvo y paja.

Rito del huevo

Pásate un huevo por todo el cuerpo, mientras rezas una oración que escojas. Rómpelo y vértelo en un vaso con  agua. Analiza la yema, debes observar en detalle. Si aparece una marca extraña en la misma, significa que tienes mal de ojo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here