Mal de ojo síntomas en adultos

¿Cómo saber si he sido víctima del mal de ojo?

Según los conocedores, consiste en un malestar que abarca cansancio, desmotivación, y hasta narcisismo sin razón, y en general una mala racha en todos los ámbitos, todas estas situaciones vienen dada sin alguna justificación. Aparte de dichas molestias también podrían presentarse algún problema físico que no te esperabas.

¿Cómo se origina el mal de ojo?

Tiene su inicio en un golpe de energía negativa que otra persona le envía a alguien y del que ninguno de los dos se encuentra consciente, aunque algunos afirman que también el que aplica el mal de ojo podría estar al tanto de ello.

También es posible que dicha persona sepa de sus poderes pues ellos quizás están compuestos de envidia.

Síntomas en bebés o niños

Cuando se trata de mal de ojo en los niños,  sus síntomas se encuentran bien definidos como  apetito afectado, estado de nerviosismo o letargo, llanto sin causa aparente y problemas para conciliar el sueño.

Síntomas en personas adultas

Aquí la situación suele ser más intensa pues el sueño una vez que se alcanza, se ve interrumpido por pesadillas o sueños incómodos que suelen ser repetitivos.

También pueden ocurrir estados recurrentes de sobresaltos,  estados de estrés agudos, aturdimiento o agobio. Así como pesadez, opresión en el pecho aunque estés despierto o dormido.  

Algunas personas tienen episodios de asfixia debido a algún sueño cuando casi amanece por lo que la forma de despertar es sobresaltado. Todo ello conduce a un estado de nerviosismo que consume las energías por lo que la energía diaria se agota y da paso a la ansiedad, depresión, mareos y vahídos.

Además de los anteriores, existen más síntomas como la mente aturdida con lo que es un poco complicado entender y atender algunas situaciones, olvidos, embotamiento junto a pérdida de la memoria.  Náuseas, apetito afectado e inapetencia sexual.

Si se acude a la consulta médica,  es posible que los médicos no encuentren alguna razón para sentirse de esta manera, es entonces cuando llegamos a la conclusión de que una cosa lleva a la otra y es la razón por la que los malos acontecimientos te acompañan entre ellos los laborales, familiares y económicos.  

Forma para detectar el mal de ojo

La idea primordial es prestar atención con sumo detalle a cada uno de los detalles que se presentan día a día y de los lugares donde se presentan, ya que de esta manera tendremos la certeza de que es o no mal de ojo.

Una vez que se presume la existencia del mal, se deben aplicar una serie de pruebas que nos permitirán tener una conclusión acerca de lo que nos sucede.

 

  • Quemar sal marina: en un recipiente de metal ojo cazuela de barro se coloca alcohol al que se le prenderá fuego, y la persona que se presume tiene el mal, ora rociando con la sal el fuego, si al quemarse suena fuerte, muy fuerte, entonces estás en presencia del tan temido mal de ojo.
  • La sal que trepa: en un plato de cobre se coloca vinagre y un puñado de sal marina. Se coloca debajo de la cama por tres días, transcurrido ese tiempo sin la sal ha subido hacia las orillas o se ha desbordado, es señal de mal de ojo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here