Mal de ojo explicacion cientifica

De los puntos más resaltantes que los seres humanos poseemos en nuestro cuerpo, encontramos los ojos, razón  por la cual desde tiempos inmemoriales han resultado una fuente generadora de innumerables supersticiones que giran entorno a la forma de mirar, e incluso tienen que ver con su color. 

Los órganos de la vista tanto en el hombre como en los animales, no sólo se les puede reconocer la cualidad de transmitir los distintos sentimientos, sino que han sido y siguen siendo una creencia arraigada de todas las culturas que también son capaces de ejercer la fascinación, lo que todos conocemos como el mal de ojo.

Y es que si se realiza una simple investigación, encontraremos que en gran cantidad de lugares alrededor del planeta existen personas que creen firmemente que todo lo que les rodea podría verse afectado por el mal de ojo. 

Pero, ¿en qué consiste el “mal de ojo”?

El mal de ojo resulta una suerte de hechizo, encantamiento o embrujo que determinados individuos pueden ocasionar a través de su mirada a las personas, animales, plantas o también a las cosas. Inicialmente se describe al mal de ojos como la enfermedad que se atribuye exclusivamente a la vista de alguno que observa con ahínco o también, con ojos atravesados.

De manera que el mal de ojo no se trata de otra cosa que una patología que se encarga de afectar al órgano de la vista, por lo que podría identificarse con el ‘estrabismo’. Pero que quizá por ese efecto de incomodidad que suele producir en nosotros la mirada hecha por un bizco, las personas también se han encargado de extender tal aplicación al influjo maléfico que de manera vana, se cree puede producir una persona que ejerce sobre otra a través de una mirada de cierta manera, y sobretodo si se trata de niños. De esta manera estaríamos haciendo referencia a una especie de encantamiento, hechizo o embrujo que ciertos individuos pueden ocasionar con su mirada a otras personas, animales, plantas o cosas.

Según conocidos terapeutas que se especializan en la mecánica vibracional, el mal de ojo se trata de una enfermedad calificada como mental, pero pasajera, que es el resultado de la conjunción de las creencias personales, más la carencia de propósitos en la vida y una cuota de depresión. Asimismo, a principios del siglo pasado se alcanzó a la conclusión de que la mirada es capaz de emitir una serie de rayos que resultan invisibles, pero que sí pueden afectar a la persona a quien se dirige; de esta forma con tan sólo mirar a otra persona a sus ojos, podemos sentir su malicia o poder, pero también, su ternura, candidez o bondad.

En el caso de las personas que se inclinan por las artes mágicas y los que son muy dados por el conocimiento de la fenomenología paranormal, estos se encargan de afirmar que el mal de ojo se puede provocar a través de una formulación ritual, cuyo objetivo es de que el afectado alcance a perder el interés por todo lo que se encuentra a su alrededor, incluso por la vida al extremo de verse abocado al suicidio.

Con respecto a la tradición, esta nos ha dejado evidencia de una verdadera y arraigada creencia la cual afirma que, el mal de ojo también se puede llevar a cabo por medio   de una relación sexual, y tiene su origen en el momento en el que la víctima lleva a cabo el coito con una persona y esta es capaz de realizar maleficios. Pero también se cree que una persona puede verse afectada de fascinación luego de la mirada de una mujer estrábica, jorobada o embarazada. De esta forma, la fascinación, junto a otra serie de supersticiones, encuentran su caldo de cultivo en la creencia de muchas personas ante la mala suerte, que recae en nuestro temor natural a ser víctimas del infortunio y con ello a la falta de una explicación o razón la cual pueda justificar dicho mal acaecido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here