Mal de ojo en niños

El Mal de Ojo no es del conocimiento reciente, pues ya en La Biblia, los griegos, romanos, grande filósofos como Platón hacían mención de ello, y le tenían respeto a dicha superstición.  

El mal de ojo se trata de la trasmisión de mala energía de una persona a otra, la persona receptora puede ser desde un bebé hasta un adulto, y se fundamenta en algún tipo de emoción negativa que este siente por el otro.

En tiempos remotos, algunas respuestas no podían darse debido a los pocos avances científicos,  por lo que determinados cambios en los patrones climáticos y algunos tipos de enfermedades eran atribuidas al mal de ojo.

El receptor del hechizo no está consciente de ello, y dicho estado viene dado por la mirada de una persona  que lo ha hecho de manera hostil y lanzando sobre la otra toda su fuerza negativa aunque no es una maldición, una persona puede afectar de manera grave a otra hasta sin quererlo.

Se maneja la creencia de que cuando una persona recibe mal de ojo, es posible que se le pueda devolver todo ese mal, pero la base que sostiene al mal de ojo es la envidia, por lo que no todos están dispuestos a ser envidiosos para revertir el maleficio.

Mal de ojo en los niños

Ser pequeño no es ventajoso cuando se trata del mal de ojo y esto se debe a que los niños en todas sus edades son inocentes y vulnerables ante el mal. En muchos países se cree que si una madre ha caído en mal de ojo, podría transmitirse a través de la leche materna. La manera de que esto no ocurra es que se deje de brindar la lactancia en un tiempo prudencial donde la madre entra en una etapa de purificación.

¿Cómo se sabe si un niño tiene mal de ojo?

Según los conocedores, el mal de ojo se puede reconocer de diferente maneras, pues refleja diversos síntomas que lo hacen reconocible. Aunque la tecnología ha avanzado en todos los ámbitos, hay síntomas que ocurren sin razones explicables de manera normal y sin ninguna razón que los sustenten, en este momento es cuando se le abre paso a la superstición.

Síntomas de mal de ojo en niños

Si se trata de niños, algunos de los síntomas reconocibles más recurrentes suelen ser nerviosismo de día y al dormir, fiebre, lloran sin que aparentemente nada los esté perturbando,  falta de apetito, incluso ataques de pánico. Lo recomendable de manera inicial es recurrir a una consulta médica para descartar alguna enfermedad que sea demostrable de manera científica. Si esto ocurre pero todo aparenta estar bien, ya sabemos lo que posiblemente es.

Protección del mal de ojo

Para todo siempre es mejor prevenir, sobretodo si de mal de ojo se trata, pues los niños no tiene defensas contra ello. Existen diferentes maneras de atacar la situación antes de que inicie y para que ello no ocurra. En algunas culturas se emplean amuletos en grandes y pequeños, que van desde cintas o lazos en color rojo, hasta depositar la orina en un envase y derramarlo frente a la casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here