mal de ojo en bebes y un huevo

¿Te ha ocurrido que tu bebé llora demasiado, y no hay razón alguna para que lo haga? ¿No está durmiendo bien durante las noches, lo notas nervioso o exaltado? Cuando esto ocurre las abuelas y las madres inmediatamente piensan que se trata de mal de ojo.

¿Pero qué es el mal de ojo?

Es conocido también como el susto que se lleva un bebé o un niño frente a una persona que poseen una mirada fuerte o intensa. El mal de ojo, desde una óptica negativa, es producto de la envidia de terceras personas y desde una óptica positiva, es producto de la admiración que siente una persona por otra, lo cual en cualquiera de los dos casos, no es más que una condición que afecta a nuestro bebé de manera física, mental y sensible. 

También se dice que puede ser provocado por ciertos agentes que están cargados con energías negativas que es absorbida de manera rápida por el pequeño. 

Lo más probable, es que recuerdes a tu abuela o a tu mamá escucharlas hablar sobre el mal de ojo que se le ha echado a un bebé recién nacido.  Lo que sí está claro, es que todas las culturas han indicado que tanto los bebés como los niños pequeños son más susceptibles a sufrir de mal de ojo. 

Para su cura, aun cuando no existe en la actualidad alguna sustentación científica, se ha demostrado la efectividad de diferentes remedios caseros que garantizan acabar con el mal de ojo de tu pequeño. Entre estos remedios se han empleado el alumbre, el periódico, e incluso el más recomendado, el uso del huevo. 

El huevo permite realizar una limpieza energética, por lo que garantiza su efectividad para curar el mal de ojo. Para ello se deberá pasar un huevo por todo el cuerpo del bebé, iniciando en la cabeza y bajando lentamente por todo su cuerpecito hasta llegar a los pies, rezando un padrenuestro, si eres catolica, o cualquier oración que visualice el despojo de energías negativas. 

Una vez hecho el procedimiento anterior, se procederá a abrir el huevo para colocarlo en un vaso contentivo de agua, si la yema y la clara se observan ligeramente cocidas es por que tu bebé estaba bajo el influjo de una energía negativa y con este remedio lo has curado. Por último deberás verter el contenido del vaso en el inodoro para que el agua se lleve las energías negativas.

Algunos pediatras indican que al pasar un huevo sobre la piel del bebé permite la estimulación y relajación para quien lo recibe. Así mismo, Permite estimular los receptores de la piel, lo cual facilita la comunicación con el sistema nervioso central, y de esta manera se mejora el sistema inmunológico, así como el crecimiento en los niños.

¿No te convence aun lo que te indicamos? Podríamos acotar que la temperatura del huevo está siempre por debajo de los 37°C y el cambio de energía al entrar en contacto con el cuerpo caliente del bebé permite eliminar la energía negativa o el mal de ojo en el niño al cocinar al huevo. Por lo tanto sea una cultura popular o una afirmación de los especialistas, el huevo brinda una cura para el mal de ojo de tu niño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here