El mal de ojo es una superstición asociada a la mirada que puede poseer una persona, así como a los sentimientos negativos como lo son la envidia y la capacidad que se puede tener para causar daño a otras personas. Dicho mal se remonta a la antigüedad, es conocida en la mayoría de los países alrededor del mundo, e incluso es aceptado también en distintas religiones y culturas. 

Cuando habitas con tu perro y esta es tu mascota, se establece entre ambos un vínculo energético importante, es por ello que en la antigüedad la relación que existía entre las personas que practicaban magia y sus mascotas era considerada como una representación de la conexión con la naturaleza, ya que los animales poseen una mayor cercanía con la tierra y sus ciclos.

Es por ello que ese vínculo mágico que existe entre las mascotas servía para ser designados como espíritus familiares y como entidades sobrenaturales que acompañaban a sus familiares por muchas generaciones, impartiendo sabiduría a sus miembros y otorgándoles protección. 

Por lo tanto, tu perro posee también un campo energético que suele cruzarse con la familia que posee y son los que a menudo perciben en primer lugar cuando algo anda mal en el entorno o en el hábitat en el que se encuentran. Tanto así, que se ha demostrado que la receptividad de los perros es tan alta como la de los niños, lo que los hace ser tan vulnerables a recibir el mal de ojo. Si crees que tu perro está bajo los efectos del mal de ojo, debes validar si posee algunos de estos síntomas: Desánimo, pérdida del apetito, cansancio o nerviosismo

De ser así, una forma efectiva de neutralizar los efectos del mal de ojo en tu perro es mediante un amuleto que consiste en grabar símbolos de protección, como lo son el triskel, el pentáculo o la triqueta, en la placa de identificación que lleva en su collar.  Así mismo, es importante que de vez en cuando realices una limpieza a este amuleto lavandolo con agua corriente o pasándolo por el humo de incienso. 

Otra manera de proteger a tu perro de la influencia del mal de ojo, es colocando un cordón de color rojo de fibra natural (no utilizar los de fibra sintética) atado con nueve nudos, en el lugar donde mayormente frecuenta, para de esta manera encerrar dicho espacio en un círculo energético de protección.

También puedes hacer una limpieza energética a tu mascota, realizando a su alrededor un círculo con sal en el sentido de las agujas del reloj, el cual deberá quedar marcado en el piso. Una vez concluido el círculo, deja que tu perro salga del mismo y procede a recoger la sal y arrojarla fuera de la casa o verterla en el inodoro y dejar que el agua la lleve lejos del hogar. 

Se debe recordar siempre que se le debe dar el mejor trato y respeto a tu perro, pues su energía permite brindar también protección a tu familia y a tu hogar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here