Como saber si un niño tiene mal de ojo

Como saber si un niño tiene mal de ojo

Existe una gran creencia popular que reza que las personas pueden “echar mal de ojo” una energía negativa que viene producto de la enemistad, los malos deseos y la envida. Siempre se ha asociado este término con adultos, sin embargo está más en sintonía con los niños, ya que estos tienden a ser más susceptibles al mal de ojo.

Muchas madres, creen que esto es solo una amarillista leyenda o que se trata de mitos falsos pero la verdad es que es toda una realidad, que puede afectar a los pequeños. Cuando los niños sufren de mal de ojo se tiene a crear un aura de preocupación entorno a él, ya que su estado físico y mental se ve afectado.

Este está asociado directamente con energía negativa, que influye en el bebe, esta puede hacer que el niño se ponga enfermo.

A continuación vamos a conocer cuáles son los síntomas de un niño con mal de ojo.

  • Disminución de las defensas del niño, sin explicación aparente.
  • Alergias que no tienen origen determinado.
  • Llanto todo el día, desconsolado y sin motivos.
  • Diarrea: Pero no cualquier diarrea, una pestilente, de olor fétido y de color verde.
  • Pérdida del apetito repentinamente.
  • Vómitos: Vómitos infundados, de olor fétido y color verde al igual que la diarrea.
  • Alteraciones del sueño: El niño no duerme del tirón, parece asustado y tiene pesadillas.
  • Cambios en el humor: El niño solía ser muy tranquilo y alegre y de repente, sin razón aparente el niño comienza a llorar, no come, no duerme, grita y pierde rápido la paciencia, este es un indicio claro de la aparición de:
  • Ojeras: Los niños no deberían tener ojeras, pero los “ojeados” sí, estas suelen ser de color muy oscuro, haciendo que el niño se vea enfermo.
  • Palidez: Sin importar el color del niño, su piel se volverá “pálida” o muy blanca, con un aura fantasmal.
  • Pérdida repentina del habla: Quizás tú niño no hable demasiado, pero solía balbucear, caminar y hacer actividades normales, si el niño es ojeado va a tender a llorar de forma innecesaria y a dejar de hablar.
  • Sensación constante de miedo: El niño se siente sobre saltado, todo lo asusta o irrita, no soporta estar lejos de mamá.

Muchas personas creen que estas son simples supersticiones, creencias populares, pero la verdad es que la mala intención de una persona puede llegar a ser destructiva, sobre todo para los bebés, creándole malestares serios.

Las personas muchas veces actúan motivados por el odio o el rencor hacia los padres y llegan a ver a los niños con una mirada que los enferma. Si ves algunos de estos síntomas en tu hijo acude rápido a un curandero, ya que el mal de ojo puede tener consecuencias fatales. Es ideal que uses pulseras y contras para que los niños no sufran este terrible malestar.

Es importante proteger a los menores, ya que muchas veces también puede darse el mal de ojo sin mala intención, simplemente porque otra persona tenga la mirada pesada, por eso es importante el uso de los amuletos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here