El mal de ojo es la influencia de energía negativa que afecta el estado de ánimo y genera una serie de síntomas a la persona que lo recibe. El echar mal de ojo no es algo consciente, ya que sin saberlo, una persona puede enviar esta energía negativa a otra de forma involuntaria a través de la mirada. 

Puede ocurrir cuando una persona al estar cargada de energía negativa y observa de manera directa a otra persona, le transfiere esa energía aunque no desee hacerlo.

Síntomas de mal de ojo

Los niños pequeños y los bebés son más susceptibles a padecer de mal de ojo, sin embargo los adultos también en algún momento de su vida pueden padecer de éste. Si quieres saber si un bebé o una persona adulta sufre de mal de ojo, presta atención a los siguientes síntomas. 

En los bebés, los más comunes son: insomnio, irritabilidad, falta de apetito, llanto descontrolado.  En cambio en los adultos se caracteriza por presentar: mala suerte, mal humor sin razón aparente, miedos, nerviosismo, ansiedad. 

Cómo curar el mal de ojo 

En la mayoría de los casos se acude a un curandero o curandera para eliminar el mal de ojo. o También se pueden utilizar ciertos rituales o amuletos que ayudarán a combatir el mismo. Ahora bien, si no tienes la posibilidad de acudir a un curandero, o de tener a la mano los objetos e ingredientes que indican los rituales para curar el mal de ojo, puedes recitar la oración del mal de ojo, ya que es considerada como uno de los métodos más populares y mayormente utilizado por los curanderos para curar el mal de ojo 

Puedes realizar este rezo siempre y cuando no te encuentres enfermo, seas una mujer que está embarazada o se encuentra amamantando amamantando, además deberás contar con cierto nivel de energía para que se cumpla.

Se sugiere repetir en silencio y en tres oportunidades este rezo repitiendo en  el nombre de la persona afectada:

“Jesús dulce nombre de Jesús, donde Jesús se nombró todo el mal se quitó, donde Jesús se ha nombrado todo el mal se ha quitado. Santa Ana parió a María, Nuestra Señora Santa Isabel y a San Juan Bautista, así como estas palabras son santas y verdaderas, permíteme señor quitar mal quebranto y espanto que en el cuerpo de (y nombra a la persona que padece el mal de ojo) se encuentre”. 

“Creo en dios padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, creo en Jesucristo su único hijo nuestro señor, que fue concebido por obra y gracia del espíritu santo, nació de santa maría virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de dios padre todopoderoso, desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el espíritu santo, la santa iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here